9.20.2013

Cómo afectó a la reducción en las remesas (en la crisis de 2008-2009) a la asistencia escolar y al trabajo infantil en México



La migración es un fenómeno que comienza dentro de una nación. La explicación de dicho fenómeno tiene una lógica económica. Debido a que el desarrollo económico entraña casi siempre un rápido crecimiento de algunos sectores de la economía, otros se quedan rezagados y se estancan o incluso se reducen. Este es el caso concreto de la agricultura. A medida que avanza el desarrollo económico, la gente emigra de las zonas rurales a las zonas urbanas: la agricultura provee de trabajo a la industria (Ray, 1998).

Este fenómeno migratorio también ocurre a nivel internacional, por las mismas razones. En la era de la globalización, los movimientos migratorios a través de las fronteras nacionales están incrementando los flujos de personas a lugares cada vez más distantes. La migración internacional de trabajadores incrementa cuando las personas buscan mejores condiciones de vida. Este es un fenómeno estructural resultado de las asimetrías económicas, redes de trabajo, y de la creciente interdependencia entre países (Yúnez, 2011).

De acuerdo con la Organización Internacional para la Migración (IOM), el número de migrantes internacionales (i.e., personas residentes en un país distinto al de su país de origen) ha incrementado de un estimado de 76 millones en 1965 a 188 millones en 2005. Además, la migración internacional de mujeres ha crecido en los últimos años de forma tal que ahora cerca de la mitad de los migrantes son mujeres.

Las remesas de trabajadores se han convertido en una fuente muy importante de ingresos para muchas economías latinoamericanas. De hecho, América Latina fue la región que recibió el mayor volumen de remesas en 2006: más 50 millones de dólares. Esta cantidad se ha multiplicado por 25 en los últimos 25 años, y hoy representa alrededor del 70 por ciento de los flujos de inversión extranjera directa y es casi ocho veces más grande que la asistencia oficial para el desarrollo destinada a la región. La mayor cantidad, en términos absolutos, va a México, donde los flujos de remesas anuales están por encima de 20 millones de dólares (World Bank, 2009).

Un análisis de la ENOE 2008 y 2009 indica que los hogares receptores de remesas presentan restricciones al crédito, esto como conclusión a partir del hecho de que enfrentaron un shock negativo en las remesas que reciben, mandando a sus hijos a trabajar. En este sentido, si se busca reducir la deserción en la escuela y el trabajo infantil, es necesario tomar medidas encaminadas a reducir las restricciones al crédito que enfrentan las familias de migrantes, quienes relajan dichas restricciones mediante las remesas. De hecho, es posible extender el análisis a las familias pobres, es decir, toda familia pobre enfrenta fuertes restricciones al crédito lo que lleva a los padres a mandar a trabajar a sus hijos.

Por lo anterior, es importante enfocarse en las zonas rurales, donde se presenta la mayor concentración de familias pobres y que de hecho coinciden con ser los más propensos a recibir remesas, en el sentido de que mandan a los jefes de familia o a los jóvenes al extranjero como migrantes.
De aquí surge otro problema que debe ser atendido y que justifica la toma de medidas en cuanto al problema de la migración y la falta de empleos. Es claro que el mercado mexicano de trabajo no tiene la capacidad de absorber la oferta laboral que incrementa cada año, por ello hay muchos mexicanos que van a  Estados Unidos como migrantes ilegales (principalmente) con la finalidad de trabajar. Pero debido a la fragilidad del mercado laboral de migrantes en dicho país, los choques macroeconómicos afectan mucho a las familias receptoras de remesas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te preocupa la crisis financiera? Déjanos tus comentarios.