7.02.2012

Los límites de la política monetaria



Señala que las principales economías de mundo, las tasas de interés se mantienen muy bajas y los bancos centrales siguen expandiendo sus balances tras aplicar sucesivamente medidas de política monetaria no convencionales. Aquí podemos ver (recuadro 2) algunos ejemplos de medidas no convencionales de política monetaria. 

Estas condiciones monetarias excepcionalmente acomodaticias se están transmitiendo a las economías emergentes en forma de volatilidad indeseada de los tipos de cambio y de los flujos de capital. Estos efectos se han manifestado en nuestra economía -como resultado, el tono de la política monetaria es acomodaticio en todo el mundo.

Las enérgicas medidas de los bancos centrales orientadas a frenar la crisis han sido cruciales para evitar un colapso financiero y apuntalar las economías en apuros. Sin embargo, existen límites a lo que la política monetaria puede solucionar: podrá inyectar liquidez, pero no resolver los problemas de solvencia subyacentes. Estas observaciones me recuerdan el discurso pronunciado sobre lo que puede y lo que no puede – y no debe – hacer la política monetaria del profesor Milton Friedman en diciembre de 1967 en la reunión anual que celebra la American Economic Association.  En palabras del profesor Krugman podemos decir: Dejando a un lado pocos arcaísmos de estilo, podrían ser palabras escritas hoy.

También advierte que de no reconocer los límites de la política monetaria puede llegar a sobrecargar a los bancos centrales, con la posibilidad de graves consecuencias adversas. Una acomodación monetaria prolongada e intensa comporta efectos secundarios que podrían retrasar el retorno a una recuperación autosostenible y generar riesgos para la estabilidad financiera y de precios en todo el mundo. La creciente brecha entre lo que se espera de los bancos centrales y lo que realmente pueden ofrecer podría socavar a largo plazo su credibilidad y autonomía operativa.

La defensa de una inflación más alta, o la opción de más inflación propuesta por algunos economistas de la talla de Olivier Blanchard, Kenneth Rogoff y Paul Krugman, consideran que en este momento no es tan ingenuo considerar una alza de la inflación, reflejan el renacimiento de la vieja idea de la supuesta deseabilidad de un objetivo de mayor inflación para enfrentar la situación actual, pero no podemos ignorar las lecciones del pasado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te preocupa la crisis financiera? Déjanos tus comentarios.