11.15.2011

Tres herramientas para comprender el Índice Nacional del Precios al Consumidor


El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) es un indicador oficial para medir la inflación. Éste refleja cómo de un periodo a otro han variado los precios de un conjunto representativo de bienes y servicios que consumen las familias en México. Para construir el Índice se considera el precio de los bienes y servicios que se cotizan en unidades monetarias, es decir, en pesos; por lo que estas variaciones afectan el poder adquisitivo de las personas.

La tasa de crecimiento de este índice es la medida oficial de la inflación en nuestro país. Por lo tanto, podemos decir que el Índice Nacional de Precios al Consumidor es el termómetro de la inflación en la economía.

Para facilitar la comprensión de este indicador, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) desarrolló tres estrategias educativas en su portal de internet. El caleidoscopio, por ejemplo, muestra las variaciones anuales de los 8 subíndices o categorías de gasto que integran el INPC y su ponderación, es decir, el “peso” o participación que tiene actualmente cada subíndice en el índice general.

El mapa de precios nos muestra la cobertura geográfica del INPC y es posible observar las variaciones anuales por regiones, ciudades y su respectiva ponderación. Además, el usuario puede seleccionar la información por subíndice o categoría de gasto, así como el índice general desde enero de 1996 a la fecha actual.

La tercera herramienta es una gráfica dinámica que nos muestra el movimiento de precios en un periodo determinado, con el cual el usuario puede seleccionar un concepto genérico del INPC por región o ciudad. Si quieres observar precios mal portados o volátiles dentro del INPC selecciona productos como el aguacate, jitomate o limón.

En esta gráfica dinámica, podremos ubicar los conceptos con variaciones más estables (subyacentes) de aquellos conceptos cuyos precios tienen gran volatilidad (no subyacentes). Como ejemplo de productos no subyacentes se encuentran los productos agropecuarios, como frutas y verduras; o bien, las modificaciones en precios energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno, como la gasolina, la electricidad o el gas domestico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te preocupa la crisis financiera? Déjanos tus comentarios.