2.25.2011

El Índice de Desarrollo Humano: veinte años después

En la edición del vigésimo aniversario, el informe de desarrollo humano 2010 describe el Índice de Desarrollo Humano (IDH) como una medida para medir los avances promedio de un país en tres aspectos básicos: salud, conocimiento e ingresos.

Este indicador lo desarrolló por primera vez el economista pakistaní Mahub ul Haq, con la colaboración del premio Nobel de economía en 1998, Amartya Sen, y con otros destacados pensadores en el campo del desarrollo. Forma parte del Informe sobre Desarrollo Humano publicado en 1990 por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), y su finalidad es contar con una alternativa a las mediciones convencionales del desarrollo, como el nivel de ingreso y la tasa de crecimiento económico.

Los países que más han avanzado en los rubros que considera el IDH en dos décadas son: Omán, Nepal, China, Indonesia y Arabia Saudita; pero también podemos encontrar países con menos desarrollo en África como: la República Democrática del Congo, Zambia y Zimbawe. Según el informe, la tendencia en términos del IDH en el mundo entero ha sido importante, pues en dos décadas, el promedio mundial aumentó de 0,57 a 0,68.

Este informe presenta también una modificación en los indicadores y herramientas utilizados para medir el avance en estos aspectos. Por ejemplo, los años de educación promedio y los años esperados de instrucción sustituyen a la alfabetización y a la matriculación bruta. Esto quiere decir que ahora lo que se considera son los años de educación que un niño puede recibir dada la tasa de matriculación vigente.

En la actualidad, para medir los ingresos se ha dejado de utilizar como referencia el Producto Interno Bruto (PIB) per cápita, ajustado según al poder de compra. Ahora lo que se considera es el Ingreso Nacional Bruto (INB) per cápita ajustado al poder de compra, que incluye por ejemplo las remesas y las ayudas al desarrollo provenientes del extranjero. Con esto se ofrece una perspectiva económica más precisa de muchos países en desarrollo.

Si quieres conocer más sobre este y otros indicadores, visita nuestra sala de bienestar y desarrollo.

1 comentario:

  1. Se que quizas no sea el medio, pero me surgio una duda, ya que recientemente se me vino a la cabeza un tema que trato un viejo profesor de economia durante mis estudios medios-superiores, creo que le llamo el efecto hulling, o algo asi, pero no encuentro nada al respecto.

    El efecto en cuestion era el siguiente, cuando se entra en una fase de recesion o durante un periodo de ajuste laboral, se despide cierto numero de empleados de una compañia, atentos al entorno que les rodea, es entonces, que los trabajadores restantes, incrementan en el corto plazo su productividad, en parte por presiones, por miedo al despido y la capacidad ociosa, dificultando la recontratacion de nuevos elementos, prolongando la tasa de desempleo aunque se crezca, y creando una ilusion acerca de una sobreproductividad de los trabajadores de la plantilla actual, llevando a dificultar aun mas la contratacion de nuevos trabajadores, sin embargo, con el tiempo, los trabajadores, se normalizan e incluso se vuelven mas ineficientes que antes, propiciando una caida en la productividad general de la empresa, por no contratar a tiempo a nuevos integrantes y capacitarlos.

    Mas o menos, era lo que me recuerdo que nos explico hace ya varios años, nuestro profesor de economia en el bachillerato, ¿alguien sabe algo al respecto?

    ResponderEliminar

¿Te preocupa la crisis financiera? Déjanos tus comentarios.