2.17.2011

Desigualdad y educación

Las inversiones en capital humano son esenciales para la economía de un país, ya que su productividad depende en gran medida de que su población adquiera los conocimientos y habilidades necesarios. Bajo el enfoque de la teoría del capital humano, la educación es una inversión de largo plazo, que puede llevarnos en un futuro a una mejor preparación y a una relación positiva entre los ingresos. En prácticamente todo el mundo los gobiernos son responsables de financiar gran parte del gasto educativo.

Podríamos decir que esto justifica -en parte- la medida que acaba de anunciar el gobierno federal acerca de que las colegiaturas se van a poder deducir de impuestos, específicamente del Impuesto Sobre la Renta. Esto va a aplicar a preescolar, primaria, secundaria y educación media superior. El costo fiscal de esta medida sería de entre 11 mil y 13 mil millones de pesos aproximadamente, que se tendrán que compensar con recortes de gasto operativo, como servicios personales entre otros, pero no el presupuesto de la educación pública.

Las reacciones que ha tenido esta medida son opuestas. Por un lado se dice que la medida beneficia directamente a un número de familias específicas, es decir, quienes tienen hijos en escuelas privadas. Quienes se oponen señalan que se trata de una forma de redistribución regresiva, porque subsidia a los estudiantes cuyas familias tienen mayores ingresos y que a largo plazo percibirán sueldos mucho más altos que el promedio de los trabajadores. Por otro lado, también es cierto que algunos sectores la han visto como una buena decisión.

Los datos de matrícula muestran que dentro del ciclo escolar 2008-2009, sólo el 14% de los estudiantes en nuestro país asistieron a escuelas privadas, mientras que en primaria y secundaria, sólo ocho de cada 100 niños estudian en planteles privados.

Lo que es un hecho, es que nuestro país necesita tanto de escuelas públicas como de escuelas privadas. Necesitamos desarrollar sistemas de competencia sana para mejorar la calidad y enseñanza de todas las escuelas. El problema está en que cuando las autoridades señalan que su fin es apoyar a las familias mexicanas de clase media, no se está tomando en cuenta las estadísticas. Tal vez lo más criticable sea el que no estén contemplados quienes tienen beca o algún apoyo de carácter público. Así visto, no parece que esta medida fomente la igualad de oportunidades, sino que ahondará la brecha entre educación pública y privada en nuestro país.

Cuando se habla de políticas educativas se debe pensar en ayudar más a la gente de bajos ingresos. Citando al profesor Gary Becker, especialista inversión en educación y otras formas de capital humano: “Los países como México y Brasil tienen un inmenso potencial de desarrollo humano y económico. Pero retrasarán su ingreso al primer mundo si continúan sin prestarle atención a la educación y la salud de los pobres”

Puedes encontrar el decreto en el siguiente sitio:


http://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5178131&fecha=15/02/2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te preocupa la crisis financiera? Déjanos tus comentarios.