9.24.2010

El IVA se generalizará, bajará o se quedará igual

Modificar la tasa del impuesto al valor agregado se ha convertido en la manzana de la discordia entre diferentes actores políticos. Es una discusión relevante en tiempos previos a la aprobación del paquete económico para 2011. Sin embargo, los ciudadanos tenemos que ser los más interesados en esta discusión por muchas razones. Primero, se trata de un impuesto que pagamos como consumidores. Segundo, se trata de una fuente importante de ingresos para que el gobierno pueda hacer su trabajo, pero en realidad ese dinero no es suyo.

La SHCP advierte que no hay condiciones para bajar los impuestos. Señala que bajar el 1% del IVA significa renunciar a ingresos de alrededor de 33 mil millones de pesos, lo que implicaría darles menos recursos a los estados.

Hace un año se incrementó el IVA, no bajo el contexto de la crisis económica, sino que obedeció a la caída de ingresos provenientes del petróleo y puso en evidencia la fuerte dependencia de estos ingresos. Es un foco rojo en el que hay que trabajar. La situación de la baja recaudación en nuestro país no ha cambiado y sigue siendo baja con o sin crisis económica.

Podemos decir que las finanzas del gobierno son como los de una familia, pues como el resto de los actores económicos, enfrenta una restricción presupuestal representada por sus ingresos. Cuando la familia va de compras al súper o a la tienda, adquiere productos y artículos que verdaderamente le interesan y, desde luego, dentro del presupuesto que dispone. Pero cuando una persona va de compras a una tienda con la posibilidad de cargar la cuenta a un tercero -digamos a una empresa- entonces será menos cuidadosa con gastos innecesarios.

Eso es un poco lo que le ocurre a los gobiernos, suelen gastar más de la cuenta, e incluso pueden gastar en cosas que no interesan demasiado a quienes las reciben. Como decía un economista llamado Milton Friedman:

“ Nadie gasta el dinero de otro con el mismo cuidado que gasta el propio".

Sin duda la disciplina en las finazas es saludable en todos los sentidos. Por ejemplo, si una familia decide endeudarse sistemáticamente porque tiende a gastar en cosas innecesarias, debe utilizar una parte de sus ingresos para pagar los intereses; lo mismo les puede suceder a los gobiernos. El mensaje es claro, no podemos gastar más de lo que tenemos.

También es importante recordar que el gobierno pretende obtener 42 mil millones de pesos en préstamos. Sin duda, las finazas siempre serán una discusión relevante. Generalizar el IVA, bajarlo o dejarlo igual es una discusión intensa, aunque no de fondo. Ésta se resolverá por ambas cámaras del Congreso a finales de octubre, y el Presupuesto de Egresos a mediados de noviembre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te preocupa la crisis financiera? Déjanos tus comentarios.