2.02.2010

Segundo día en Davos

28 de enero de 2009

El día de hoy pude asistir a una combinación interesante de conferencias: la primera sobre manejo de biodiversidad, seguida por unas palabras del presidente de Corea del Sur, Lee Myung-Bak; un llamado del ex presidente de EU Bill Clinton para continuar los flujos de ayuda hacia Haití y una breve entrevista con el presidente de Sudáfrica. Durante la comida se habló de cómo adecuadamente canalizar fondos para el desarrollo de estados emergentes, después un taller sobre políticas públicas y finalizando con una conferencia en donde participaron líderes mundiales en diversos temas.

La primera presentación fue sobre el manejo poco sustentable que se le ha estado dando a las pesquerías alrededor del mundo. Poco a poco se han ido acabando las especies de mayor tamaño y hay estudios que prueban que, en consecuencia, el tamaño promedio de los peces se irá reduciendo

Corea del Sur es el país encargado de dirigir el G20 este año, y el primer país asiático en tomar este cargo. Myung-Bak dio unas breves palabras respecto a sus objetivos como cabeza del grupo. También fue muy interesante observar la intensidad con la que el ex presidente de Estados Unidos, Bill Clinton se dirigió a la gente. Dado que aquí se encuentran aglomeradas las personas más influyentes de todos los sectores, fue muy adecuado que hiciera un llamado a seguir adelante con sus planes de inversión, y especificó qué acciones son necesarias de manera inmediata. El ministro del exterior de Brasil había estado la semana pasada en Haití y mencionó que después de su visita, pudo observar que a pesar de todo esto, la gente esta tratando de continuar con sus vidas los mercados locales e inclusive el sector cultural, poco a poco están reviviendo.

El presidente de Sudáfrica Jacob Zuma fue entrevistado por un moderador muy incisivo que le hizo preguntas sobre sus planes para combatir el VIH, el hecho de que la población blanca está emigrando de Sudáfrica, cómo lidiar con la primera recesión que ha tenido Sudáfrica en 15 años y su práctica de poligamia. “¿Usted trata igualmente a todas sus esposas?” preguntó el moderador, “Por supuesto que sí” contestó riendo el Presidente Zuma, “esto tiene que ver con mi cultura, y no me resta absolutamente nada de convicción en mis políticas”.

Durante la comida que atendí, el tema fue cómo canalizar adecuadamente los fondos de ayuda para el desarrollo que otorgan los países industrializados a los que están en vías de desarrollo. Estaban presentes un maestro de Stanford llamado Paul Romer, Morgan Tsvangirai, primer ministro de Zimbabwe, la presidente de la Banca de Desarrollo Asiática, Haruhiko Kuroda entre otros. Resaltaron la importancia de que el país que estuviera recibiendo los fondos tuviera la infraestructura adecuada para canalizarlos y que éstos se estuvieran invirtiendo en proyectos que pudieran ser sostenibles por si mismos en el largo plazo.

Posteriormente asistí a un taller sobre creación de políticas ambientales en los temas de legislación para combatir cambio climático, seguridad alimenticia, agua limpia, protección de biodiversidad, y manejar los océanos del mundo. Cada grupo de trabajo tenía 40 minutos para discutir y proponer tres políticas de manejo ambiental que posteriormente eran expuestas por los expertos de cada grupo para que luego se mezclaran los integrantes de todos los temas diferentes para hacer una nueva política que integrara los intereses de los sectores. En mi grupo de trabajo, se concluyó que las coaliciones de pocos “estados con intereses similares” que compartieran regiones geográficas sería más efectiva que intentar lograr tratados multilaterales internacionales, una falla clara de la reunión de Copenhague el diciembre pasado.

Para finalizar, una sesión muy interactiva sobre cómo el liderazgo estatal representaba una oportunidad para tomar acción a nivel global. Los integrantes eran el príncipe de Noruega, el primer ministro de Jordania, Indra Nooyi, CEO de Pepsi Co, el asesor de seguridad nacional del presidente estadounidense Barak Obama y el ministro de relaciones exteriores de Singapur. Se habló de la importancia de integrar a los países en proyectos que cruzaran fronteras como ferrocarriles y pipas que transportan agua y gas natural.

El moderador mencionó que a menudo las empresas trasnacionales son criticadas por no operar bajo los mismos estándares de exigencia a nivel nacional que a nivel internacional. Indra Nooyi argumentó que estas empresas deben ajustarse a los estándares de cada país, pero propuso la idea de crear organismos supranacionales que regularan empresas trasnacionales para homogeneizar sus actividades. Se mencionó la importancia del papel de la juventud para una constante renovación de las empresas y hacer un esquema para que los pobres tuvieran acceso a la protección de propiedad intelectual para incentivar su creatividad.

En resumen, un día de temas muy diversos que habrá que digerir con calma en la semana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te preocupa la crisis financiera? Déjanos tus comentarios.