1.29.2010

Davos: impresiones de una midenauta

Suiza, definitivamente no hay lugar con más movimiento y más bullicio que el centro de convenciones en Davos. Este pueblo de esquí todos los años en enero es cede del Foro Mundial de Economía, el cual lleva 40 años de organizarse gracias a su fundador Charles Schwab. En el centro de convenciones se aglomeran participantes que provienen de una enorme diversidad de países, culturas, empresas, universidades y profesiones. Además de encontrarse los economistas más prestigiados del mundo, hay especialistas en microbiología, abogados, CEO’s de empresas, ingenieros(as) en tecnología solar, fundadores de hedgefunds y hasta un director de cine (James Cameron, quien, por cierto, tiene un homónimo economista especialista en mercados de energía). Todos los participantes quieren opinar, conectarse, conocer a otros. Por todos lados la gente intercambia tarjetas.
Durante mi recorrido de los pasillos del centro de convenciones y las actividades aledañas, tuve la oportunidad y el honor de conversar brevemente con profesores de universidades como Yale, Harvard y Stanford; con una de las mujeres empresarias más reconocidas del mundo, Indra Nooyi, la CEO de Pepsi Co; Gabriela Montero (una internacionalmente reconocida pianista venezolana); Lang Lang (otro galardonado pianista de origen chino); un candidato a premio Nobel, Robert J. Shiller y pude estrechar la mano del mismismo Edmund Phelps.
Se respira una especie de electricidad en el ambiente. Creo que es la emoción de todos los participantes de saber que en los cuartos circundantes están siendo expuestos y debatidos los temas más relevantes para el planeta por expertos pertenecientes a todos los sectores en donde hay stakeholders en el tema. Por ejemplo, en la primera conferencia que pude entrar, el tema era “Gérmenes y globalización”. En este caso, a los participantes se les hizo la siguiente pregunta: ¿qué patógenos representan el peligro más grande a la población en un mundo globalizado? Un ponente era el editor principal de una revista de medicina prestigiosa (New England Journal of Medicine), otra era directora de un instituto especializado en infecciones emergentes de la Universidad de Oxford y otro el presidente de la Universidad Nacional de Singapur. Se habló de tuberculosis, SIDA y el brote reciente de influenza H5N1. Los ponentes concluyeron que aunque se hubiera tenido toda la información respecto a la influenza porcina con semanas de anticipación, no se podría haber prevenido la pandemia. Otro punto importante fue que en años recientes el público esta recurriendo más a las redes sociales y a los blogs para obtener información respecto a las enfermedades que a los doctores. Además de la inversión en investigación y desarrollo, para retomar credibilidad ante el público, los doctores tienen que hacer labor activa de concientización.
Posteriormente pude entrar a una conferencia sobre la “Reconstrucción de la ciencia económica” presidida por George Soros y Edmund Phelps. El moderador estaba en el consejo editorial de Dow Jones y el Wall Street Journal y todos sus puntos de vista eran “retados” por historiador económico profesor de Harvard. Fue muy interesante observar la dinámica de las opiniones enfrentadas: cada economista tenía una perspectiva diferente de cómo debe ajustarse la ciencia económica para acoplarse a las nuevas realidades del mundo. George Soros habló sobre la necesidad de “reflexibilidad” y retroalimentación entre los economistas y las elecciones de los consumidores. Phelps mencionó que no se puede operar bajo supuestos de consumidores con “expectativas racionales” y que los nuevos modelos deben incorporar innovación y dirigirse tanto hacia el aumento en productividad como el aumento en bienestar. Todos los ponentes coincidieron que los modelos que se utilizan en la actualidad son insuficientes para explicar la dinámica del mundo actual, que se debe profundizar el estudio de las “burbujas” para entender mejor las crisis actuales.
Posteriormente, Charles Shwabb dio un discurso inaugural en donde resaltó la importancia del lema del foro de este año: “Mejorando el estado del mundo: repensar, rediseñar y reconstruir”. Nicolás Sarcozy, presidente de Francia dio un enérgico discurso en donde llamaba a los bancos a cesar sus actividades especulativas y cuestionaba los pagos exorbitantes que se continúan haciendo a los directivos de los grandes bancos que casi causaron la implosión del sistema financiero mundial hace más de un año. Como motivo del 40 aniversario del foro, el pianista Lang Lang presentó unas melodías de Chopin, Shubert y música folclórica china.
Terminó el día con una cena-discusión sobre “El Poder de la Música” presidida por la directora de la escuela de cine en la Universidad de Carolina del Sur. Asistieron Gabriela Montero, Lang Lang, Zarin Mentha, director de la filarmónica de Nueva York y Michael E. Haeflinger, director ejecutivo del festival de música en Luzerna, Suiza. Las principales conclusiones fueron sobre el poder que tiene la música para cruzar fronteras, eliminar barreras, unificar a las personas, educar a los niños e inspirar a los jóvenes a tener mayor confianza en si mismos y como la música es verdaderamente universal, puesto que nos trasciende a todos sin importar nuestro trasfondo social, cultural o económico.
En suma, un día muy estimulante en todos los sentidos y mañana que arranca de lleno el foro, seguramente habrá mucho más que decir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te preocupa la crisis financiera? Déjanos tus comentarios.