11.17.2009

Dos cosas inevitables en la vida: la muerte y los impuestos

En momentos de crisis también podemos servirnos de una frase del inventor y político estadounidense Benjamín Franklin: "nada puede decirse que es cierto en este mundo, excepto la muerte y los impuestos". Y las convergencias no terminan ahí, pues los impuestos no son populares y más en tiempos de crisis como la que vivimos en estos días. –Aunque dicen por ahí que la recesión ya termino-.

Impuestos al ingreso, al consumo y especiales

La recaudación más importante proviene de las contribuciones que se cargan al ingreso y al consumo. En nuestro país, el Impuesto al Valor Agregado (IVA) es una contribución que hacemos al consumir, pues se añade al precio que pagamos por el bien o servicio gravado. En México, se implementó en 1980 y ha tenido reformas importantes, por ejemplo, destaca la de abril de 1995, cuando se incrementó la tasa del IVA de 10 a 15 por ciento en las ciudades del interior del país, mientras que en las poblaciones fronterizas se mantuvo en 10 por ciento, pero a partir del 1° de enero del 2010 la tasa interna será de 16% y 11% en la frontera. En países como Suecia, Dinamarca y Noruega se aplica una tasa de IVA de 25%, pero en otros como Japón es de 5%. La recaudación de IVA en 2008 en nuestro país fue de 3.8% del PIB.

El Impuesto Sobre la Renta (ISR) es una contribución que retiene una parte de los ingresos que ganamos. La tasa máxima de ISR para empresas y personas físicas será de 30% para el período (2010-2012), de 29% para 2013 y regresará al 28% en 2014. Quedan exentas del alza las personas que reciban hasta seis salarios mínimos mensuales, algo así como 10,298 pesos. En países como Japón se aplican tasas máximas de 39.5% y en Francia de 34%. La recaudación por ISR en 2008 en nuestro país fue de 4.6% del PIB.

También están los llamados Impuestos Especiales Sobre Producción y Servicios (IEPS). Son especiales porque se concentran en gravar bienes que tienen efectos nocivos en la salud de las personas y sobre el medio ambiente, por lo tanto, buscan evitar el abuso en su consumo, por ejemplo la cerveza, bebidas alcohólicas, cigarros, juegos y sorteos. Si bien, estas medidas se orientan a limitar el consumo de bienes nocivos para la salud de la propia persona y de terceros, al final una parte importante del impuesto lo terminan pagando a quienes se buscaba proteger, por ejemplo, la cuota específica de 40 pesos por cada mil cigarros equivalente a 80 centavos por cajetilla de 20 cigarros la terminará pagando el consumidor final.

Diversos estudios señalan que el nivel de ingresos públicos en México es pequeño en comparación con el de otros países y que nuestro país está como en el lugar 99 en la recaudación total de impuestos como proporción del PIB. De acuerdo con algunos libertarios, los impuestos no hacen más que inhibir la economía, pues ese dinero que damos al SAT, no podemos usarlo para comprar cosas, pagar a empleados, invertir, crecer, etc. La otra cara de la moneda dice que el gobierno utiliza nuestros impuestos para ofrecer bienes y servicios en beneficio de la sociedad, por lo que es muy importante que todos cumplamos con nuestra responsabilidad de pagarlos.

1 comentario:

  1. Lo que enoja a las personas no es sólo el incremento en el pago de impuestos, sino la falta de transparencia para saber en que se emplea ese dinero.

    Por ejemplo, la partida para educación especial para el año 2009 fue de aproximadamente 590 millones de pesos para los estados, y reportan que solo se usaron 16 millones, la gran pregunta es donde está el resto de ese dinero??

    Cada final de sexenio los políticos lo agarran como el año de hidalgo (chin*** su m**** el que no agarre algo) y salen del país con maletas llenas de dólares.

    Ejemplos como esos sobran, el mejor retrato es la película la ley de herodes que refleja la forma de hacer política y el uso de los impuestos en el país.

    La solución es crear instrumentos que permitan administrar los proyectos del gobierno.

    La solución es tener un proyecto claro de nación y de crecimiento para las entidades, donde se haga un presupuesto con las necesidades reales de la población y que se no solo se grave al consumo, sino también a la flojera, que pague más quien menos produzca, será posible??

    Buen blog. saludos.

    ResponderEliminar

¿Te preocupa la crisis financiera? Déjanos tus comentarios.