10.01.2009

El paquete económico: menos gasto público y más impuestos

El gobierno necesita dinero para hacer su trabajo. Mediante estos recursos, el gobierno tiene la obligación de procurar el bienestar de sus ciudadanos, establecer y proteger los derechos de propiedad, proporcionar bienes y servicios públicos -como la defensa nacional, alumbrado público entre muchas cosas más-. Además, mediante el gasto público, el gobierno puede fomentar la igualdad de oportunidades entre los miembros de la sociedad. ¿De donde saca este dinero? Una fuente muy importante proviene de los impuestos que pagamos los ciudadanos.

Con este fin, cada año el gobierno envía al Congreso una propuesta con el ingreso y gasto que planea realizar entre el 1° de enero y el 31 de diciembre del año siguiente. A esta propuesta se le conoce como “paquete económico”, y consiste en un conjunto de documentos que describen las consideraciones económicas y fiscales de ingreso y gasto y que estarán sujetas a discusión antes de ser aprobadas. En economía, a esto se le llama política fiscal.

Así que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) presentó su propuesta de paquete económico para 2010 que incluye: Los Criterios Generales de Política Económica, la Ley de Ingresos y Presupuesto de Egresos. El paquete debe ser aprobado por la Cámara de Diputados a más tardar el día 15 de noviembre del año en curso y después de que ocurra esto la SHCP tendrá 20 días naturales para publicarlo como decreto en el Diario Oficial de la Federación.

La reciente propuesta ha provocado un debate intenso entre diferentes actores de la economía, pues incluye aumentar los impuestos a fin de depender menos de los ingresos petroleros. La propuesta incluye los siguientes aumentos: Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS), como cerveza, bebidas alcohólicas, cigarros, juegos y sorteos; También un 4% adicional a los servicios que se prestan a través de una red pública de telecomunicaciones; el Impuesto a los depósitos en efectivo (IDE): aumentaría la tasa de 2% a 3% y se reduce el límite exento de 25,000 pesos a 15,000 pesos mensuales. En particular, destaca la creación de una nueva contribución para el combate a la pobreza que propone una contribución del 2% a las ventas de todos los bienes y servicios.

En el ámbito de la economía y en nuestro quehacer cotidiano los recursos siempre son limitados a la vista de nuestras necesidades y deseos que nos obligan a tomar decisiones que conllevan un costo de oportunidad. El problema de esta propuesta radica en que menciona sólo los beneficios y no los costos. Por un lado, busca una mayor recaudación, pero tiene omisiones importantes: por ejemplo ignora el gasto que las personas dejarán de realizar al pagar más impuestos para su financiamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te preocupa la crisis financiera? Déjanos tus comentarios.