5.07.2009

Un viejo enemigo con nuevo rostro: El virus de la influenza A (H1N1)

En el siglo XX destacan grandes catástrofes para la humanidad, entre ellas las dos guerras mundiales, la gran depresión económica de 1929 y la llamada gripe española de 1918. Esta pandemia fue la más severa que hemos sufrido en los últimos 100 años, pues se estima que murieron más de 40 millones personas en todo el mundo, los adultos de 20 a 50 años registraron las tasas más altas de mortalidad. Después de casi 100 años la influenza no ha desaparecido. Según información del Plan Nacional de Preparación y Respuesta ante una Pandemia de Influenza de la Secretaria de Salud, cada año en el mundo se enferman alrededor de 500 millones de personas ocasionando entre 3 y 5 millones de casos severos y de 250 a 500 mil muertes.

Hace unas semanas apareció un brote epidemiológico de influenza es nuestro país, en un inició llamada influenza porcina -ahora se conoce como virus 1HN1-. El mismo documento menciona que ya se había registrado un virus similar en 1977 en Estados Unidos. Este brote ha encendido las alarmas en los sistemas de salud de todo el mundo; este escenario tendrá un impacto negativo en la actividad económica y en el crecimiento económico, principalmente por las medidas sanitarias de aislamiento social que deben ser instrumentadas para prevenir el contagio de la enfermedad entre la población: cierre de escuelas, restaurantes, discotecas, salones de baile, gimnasios, cines, teatros, estadios de fútbol, museos y otras actividades de recreación y esparcimiento.

Por otro lado, la actividad económica también se verá afectada por la incertidumbre que se genera entre la población y turistas extranjeros. Por ejemplo, la caída en las ventas internas y externas de la carne y derivados cerdo no se detienen a pesar de que especialistas aseguran que estos productos no representan un riesgo para la salud, pues no transmiten el virus de la influenza humana H1N1. No cabe duda que la confianza también es un activo muy valioso, basta con pasar por los rastros desiertos de la ciudad y observar las pancartas con la invitación a consumir estos productos. Finalmente, lo que se deja de ganar son pérdidas para estos actores involucrados y se materializan al sacar un balance diario, además de las horas hombre por suspensión de actividades y el pago de renta de sus locales y nómina de sus trabajadores, entre otras cosas.

Una raya más al tigre: la Secretaria de Hacienda estima que el impacto sobre el crecimiento de la economía mexicana sería de entre 0.3 y 0.5 por ciento del PIB, con un efecto importante durante el segundo trimestre de 2009. Sin embargo el dato verdaderamente preocupante lo dio a conocer el Banco de México en su informe trimestral de inflación, pues estima que el PIB para 2009 registrará una contracción de entre 3.8 y 4.8 por ciento a tasa anual, como consecuencia de la crisis financiera internacional.

Las autoridades se enfrentaron a una disyuntiva interesante, por un lado los beneficios en salud, que consisten en la serie de medidas sanitarias que paralizaron la ciudad. El objetivo fue disminuir el impacto de una epidemia de influenza para proteger la salud de las personas, que es el activo más importante y el costo económico que representará dicha suspensión de actividades.

Estudios del Banco Mundial indican que en situaciones similares por las que han atravesado otros países, como la influenza aviar, muestran una desaceleración de la actividad económica durante el episodio de la epidemia, dependiendo del grado de intensidad, la caída en el PIB no es muy significativa.

1 comentario:

  1. creeo que la situacion del virus H1N1 nos afectara notoriamente no es nesesario ponernos analisarlo, este situacion tambien nos deja grandes dudas si este virus es real o no pero creeo que mientras se aclara toda la situacion es mejor tomar las medidas necesarias; el crecimiento dela economia mexicana jamas le abia visto un cresimiento tan baja pero creeo que tenomos todos los recursos nesesarios para ser una de las grabdes potencias mundiales, pero eso depende de los gobernantes que lla se lesperdio la confiansa.

    carlos fernandez
    grupo:28

    ResponderEliminar

¿Te preocupa la crisis financiera? Déjanos tus comentarios.